Qué suerte tenemos de tener Bibliobús en España

Bibliobús en Madrid – Fotografía de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles (ACLEBIM)

En Menudo Castillo siempre os hablamos de librerías y de bibliotecas. Nos encantan las bibliotecas. Pero sabéis que hay rincones donde las bibliotecas, por motivos diversos, no funcionan como deben o ni siquiera existen. Por suerte incluso para esos rincones hay modos de acceder a la literatura: gracias al servicio de bibliobús. El bibliobús tiene muchas formas y tamaños (últimamente hay muchos que son furgonetas geniales, como el de Cantabria, que es, hasta el momento, el más nuevo de España), pero todos tienen algo en común, acercan los libros a lugares donde es más difícil encontrarlos.


Y no solo leer. El bibliobús, además, realiza visitas a centros escolares, monta cuentacuentos, organiza exposiciones y clubes de lectura… hasta puede poner en marcha cursos de formación para quienes los usan. Son geniales, ¿no os parece? Y tienen un día especial para celebrar su existencia: cada 28 de enero es el Día del Bibliobús. ¿No tendría que celebrarse a lo grande?


Además, ¿sabéis una cosa? Los bibliobuses cumplen 70 años de existencia en España, ¡70 años! En realidad el primero se puso en marcha hace mucho más tiempo, pero la guerra… en fin, ahora os contaremos la historia del bibliobús, porque nos parece muy interesante.


¿Vosotros lo habéis usado alguna vez? ¿Dónde? ¿Cómo es vuestro bibliobús favorito? Nos encantaría saberlo.


Los bibliobuses tienen un club que os invitamos a visitar, la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles, gracias a su página web podemos conocer las últimas noticias de todo lo que tiene que ver con estas bibliotecas rodantes. También saber cuándo van a montar nuevas actividades o noticias sobre nuevos rincones con bibliobuses.

Esta es una de las premisas de los bibliobuses. El sitio en el que vives no puede hacer que no disfrutes de tus derechos ni de los servicios de los que otros sí pueden disponer. El bibliobús es una fórmula para que todos podamos vivir donde queramos sin que ello haga que tengamos menos cosas, al menos en lo que tiene que ver con la lectura y con la cultura.


Por eso, una de las ideas básicas del bibliobús es no olvidar a nadie. Es un servicio destinado a la igualdad de oprtunidades. El bibliobús se encarga de llenar esos rincones más vacíos, conseguir que todos esos espacios sigan estanto repletos de libros, de ideas y de personas que aman la lectura. Con un bibliobús cerca puedes seguir aprendiendo, puedes seguir estando en contacto con gente a la que le gusta lo mismo que a ti y puedes seguir leyendo incluso aunque tengas muy poco. Lo pagamos todos, así que, los que más tenemos podemos ayudar a los que menos tienen, ¿sabes que gracias a que tú dejas un poco de dinero cada día consigues que un niño o una niña que viven en un sitio muy pequeño o muy pobre pueda saber y ver tanto como tú?


El bibliobús regala oportunidades. En España tenemos ahora mismo 84 bibliobuses y ¿sabéis otra cosa? Más de 10 millones de personas pueden llegar a la lectura y a la cultura gracias a este servicio tan increíble.

Es casi seguro que la primera idea del Bibliobús pudiese estar en las Misiones Pedagógicas o en la Barraca (para saber de estas coass, mirad un poco, os va a llamar la atención, seguro. Pero el primer Bibliobús español nació en plena Guerra Civil, en 1938, y se llamaba el Bibliobús del Frente. Lo puso en marcha el gobierno de Cataluña para animar a sus soldados y para darles algo de entretenimiento cuando no tenían que pelear. Pero la guerra siempre trae malas noticias para todo el mundo. Solo estuvo en funcionamiento seis meses, pero repartió en ese tiempo más de 15.000 libros entre 247 unidades militares y hospitales.


Y aunque la guerra hizo que el primer Bibliobús desapareciera aún tuvo una aventura que vivir. Resulta que ayudó a escapar a algunos escritores capatales y a sus familias a Francia. Así que, podríamos decir, que ese primer Bibliobús ayudó a que escapara de la guerra una auténtica biblioteca humana. Varios autores muy importantes pudieron escapar gracias a ese último viaje. De hecho, en Lleida, uno de los bibliobuses lleva el nombre de Pere Quart, un poeta y dramaturgo catalán que era el conductor de ese autobús (menuda aventura, ¿no os parece?).


El servicio de Bibliobús lleva en marcha de manera ininterrumpida (salvo por la pandemia) desde 1953. Y hay mucha gente que no podría leer mucho de no ser por su existencia. Al principio iba a las grandes ciudades, pero en 1971 se decidió que funcionasen en las zonas rurales. Creo que fue una gran idea, porque gracias a eso en los pueblos pequeños podemos disfrutar mucho de lo mejor de la Cultura.


Y otro dato importante es que en España hay más de 5.000 municipios que cuentan con una parada de bibliobús. De ellos hay casi 2.000 que no tienen otro servicio bibliotecario disponible.


¿No es una suerte que exista esta idea? Hay bibliobuses por todo el mundo, algunos tan curiosos como un burro que recorre las montañas, uno que es una barca o el estupendo Bubisher, que atraviesa el desierto del Sáhara (aunque ahora está teniendo la suerte de convertirse en bibliotecas algo más estables).

Este día especial se celebra en toda España desde 2016, aunque se decidió en 2015 por el Consejo de Cooperación Bibliotecaria. Pero los primeros en celebrarlo fueron los bibliobuses de León. Lo hicieron en 2014, para conmemorar los primeros 40 años de ese servicio bibliotecario en su tierra. Después se unieron los de Zamora al año siguiente y como era una fiesta tan genial todos los demás quisieron participar también.


Así que, ya sabéis, desde 2016 se celebra cada año el Dïa Nacional del Bibliobús el 28 de enero, gracias a que el 28 de enero de 1974 fue la inauguración de la ruta de los bibliobuses de León. Parece un poco lioso, pero mola, ¿no? Al final fue una fiesta que no ha parado de crecer.

Fotografía del primer bibliobús Español. El Bibliobus del Frente



Todo esto os lo hemos podido contar gracias a la información que hemos encontrado en la página web de la Biblioteca Nacional, en algunos párrafos que hemos leído en la del Ministerio de Cultura y Deportes y, por supuesto, en todo lo que nos han contado en la suya los colegas de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles. También hemos visto por qué se celebra el 28 de enero y no cualquier otro día gracias a la maravillosa página web de Julián Marquina.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cualquier consulta puedes llamar al teléfono

Ir al contenido